Los brazos del SAT se extienden a las Asociaciones Religiosas

Si bien la finalidad de estas instituciones nunca ha sido puesta en duda, sus finanzas por lo general siempre han sido envidiadas por propios y extraños. Al no estar sujetos al régimen global de las empresas, las AR y los ministros del culto se desempeñaban bajo una figura aceptada por la autoridad en cuanto a la declaración de sus movimientos financieros y por ende al pago de impuestos.